Exfolia tu cuerpo de manera regular, presta mucha atención a aquellas zonas como rodillas codos y pies. Para conseguir unos resultados óptimos, exfolia tu piel 1 ó 2 veces por semana.
 
Si prestas atención a tu rostro, no puedes olvidarte del resto del cuerpo. Mima tu cuerpo, es una excelente oportunidad para relajarte y lograr un nuevo impulso para tu imagen y autoestima.
 
No hay ninguna cura milagrosa para la celulitis pero con los cosméticos adecuados podemos reducirla y si somos constantes "durante todo el año" conseguiremos tenerlo a raya.
 
Para elegir tu anticelulítico adecuado, dependerá si tienes una celulitis dura, flácida o edematosa.
 
Para mantener a raya la celulitis, acaba tu ducha con un chorro potente de agua fría en esa zona, y a continuación aplica tu tratamiento.
 
Unas piernas bonitas requieren dos tratamientos básicos: exfoliación e hidratación. Las piernas poseen menos glándulas sebáceas que el resto del cuerpo, de modo que tienden a secarse especialmente en la zona de las espinillas.
 
A menudo nos olvidamos de que la delicada piel de los senos y del escote es muy sensible al envejecimiento. Nútrela en profundidad diariamente.
 
En la espalda y hombros, tenemos gran cantidad de glándulas sebáceas, lo cual produce grasa e impurezas. Puedes utilizar si tu piel es muy grasa en esa zona los limpiadores o jabones indicados para pieles muy grasas, te ayudarán a regular el exceso de sebo y purificar esa zona de tu piel.
 
Recuerda utilizar una fórmula con protección solar para tus manos, exfólialas regularmente y nutre tus cutículas.
 
¿Quieres dar un toque favorecedor a tus piernas? Mezcla tu hidratante habitual con un poco de maquillaje y aplicate esta combinación en tus piernas, te sorprenderás.