¿Se puede preparar la piel para tomar el sol?

Sí, se recomienda una exfoliación unos días antes de empezar a tomar el sol, para eliminar las células muertas y dejar la piel afinada y suave, más receptiva a los bronceadores solares. También se aconseja hidratarla a diario. Finalmente, hay productos preparatorios que aceleran la síntesis de melanina.

 

¿Cómo elijo mi protector solar?

Según tu tipo de piel, escoge un tratamiento solar con un SPF más o menos elevado, pero nuestra recomendación es que empieces siempre con un SPF 50.

Si tu piel es clara, le cuesta broncearse, enrojece y se quema con facilidad, probablemente tengas que utilizar un SPF 50 o 50+.

Si tu piel es clara-media, coges un tono dorado con el sol y te enrojeces en las primeras exposiciones, empieza con un SPF 50 y después utiliza uno con SPF 30.

Si tu piel tiene un tono más bien oscuro o "moreno", no sueles quemarte y te bronceas fácilmente, puedes empezar con un SPF 30 y luego utilizar un SPF más bajo.

 

¿Por qué debo utilizar uno diferente para la cara y el cuerpo?

Porque la piel es diferente; por ejemplo, la de las piernas es más resistente que la del rostro. Además, la cara está siempre expuesta al sol y es más sensible al envejecimiento; también hay zonas, como los senos, por ejemplo, que son especialmente sensibles y requieren un cuidado extra.

 

¿Para qué sirven los sticks?

Para zonas sensibles como los labios y el contorno de ojos.

 

¿Cuándo me aplico el protector solar?

Media hora antes de exponerte al sol. Extiéndelo bien por todo el cuerpo, sin dejarte ninguna zona (pies, rodillas, detrás de los brazos, orejas…). Reaplícalo con frecuencia (cada treinta minutos, cuando notes tu piel caliente) y, sobre todo, después de cada baño.

 

¿Qué horas son las de mayor radiación solar?

Desde las 11:30h-12:00h del mediodía hasta las 4:00h-4:30h de la tarde; intenta evitarlas, especialmente en las primeras exposiciones. Lo ideal es empezar tomando el sol 15-30 minutos e ir aumentando el tiempo de exposición al sol progresivamente.

 

Si está nublado, ¿me protejo igualmente?

Sí, los rayos ultravioleta también pueden causar quemaduras.

 

¿Puedo utilizar maquillaje al sol?

Si es maquillaje solar, sí, porque se trata de productos con SPF. Sus ventajas son que consiguen un aspecto natural, mate y sin brillos, además de resistir a la transpiración y a la grasa.