¿Por qué maquillarme los labios si no me gusta llevarlos pintados?

Porque la barra, gloss o bálsamo que utilices los hidratará, nutrirá, protegerá del sol, del envejecimiento prematuro, de tenerlos cortados o con esas incómodas pielecitas… En definitiva, para cuidarlos y tenerlos en perfecto estado. Actualmente, hay una amplia gama de tonos nude, naturales, que resaltan su color natural y son muy discretos.

 

¿Cuáles son los pasos para unos labios perfectos?

Lo ideal es realizar una exfoliación previa y, sobre todo, mantenerlos siempre hidratados. Para maquillarlos, primero, aplica polvos para fijar el maquillaje. Después, puedes perfilarlos y a continuación rellenarlos con ayuda de un pincel, empezando por el centro y acabando por los lados.

 

¿Por qué utilizar un pincel?

Un pincel específico para labios te permitirá llegar a las comisuras sin dejar manchas y te garantiza que el color no traspase la línea de los labios. También te facilitará aprovechar  la barra al máximo; cuando se acabe, puede quedar color para maquillarte unas 20 veces.

 

¿Para qué sirve el perfilador?

Para corregir la forma de los labios y para un resultado profesional. Sirve para definirlos y evita que el color se introduzca en las arruguitas entorno a los labios. Es la única manera de corregir defectos y te garantiza un acabado perfecto.

 

¿Cómo se corrigen?

Si tu boca es demasiado pequeña, perfílala por fuera; si, por el contrario, es demasiado grande, perfila por dentro. Si tienes un labio más voluminoso que el otro y quieres igualarlos, perfila el más fino por fuera y sigue la línea natural del otro. O al contrario, si deseas aumentar el volumen de uno de los dos, perfílalo por fuera.

 

¿No se notará?

No, si escoges un perfilador del mismo tono que la barra de labios que te apliques. De todos modos, se trata de hacerlo con moderación.

 

¿Cómo tener un aspecto jugoso?

Aplica más brillo en el medio de los labios. Si además los quieres voluminosos, combina dos tonos de barra de labios y aplica el más claro en el centro del labio inferior.

 

¿Qué es mejor, barra de labios o gloss?

Depende del resultado que desees obtener. El gloss ofrece un resultado brillante mientras que la barra puede ser brillante, mate o natural. Si prefieres una textura más cremosa e hidratante, elige la barra; el gloss proporciona un brillo más extremo e intenso.

 

¿Escojo siempre un labial con SPF?

Si vas a utilizarlo durante el día, mejor que tenga factor de protección solar.

 

¡No me dura nada el color de labios! ¿Qué puedo hacer para que permanezca más tiempo?

Si aplicas polvos antes, se fijará más a tus labios. Las barras mates duran más que las brillantes. También hay labiales permanentes, de nueva generación, que ya no resecan los labios como sus predecesores.

 

Siempre tengo los labios resecos, ¿qué puedo hacer?

Aplica protector labial o bálsamo nutritivo específico para los labios antes de irte a dormir. Te despertarás con unos labios tersos e hidratados.

 

Suelo tener los labios con arruguitas, ¿cómo puedo evitarlas?

Hidratándolos con una crema de contorno de labios a diario. Prueba a utilizar barras de labios poco cremosas; el color tiende a no acumularse tanto en los surcos alrededor de la boca.

 

¿De qué color me los maquillo?

Según tu tipo de piel, color de cabello y ojos, pero también de las circunstancias: no es lo mismo maquillarse de día que de noche ni para ir a una boda o al trabajo.

En general, si tienes la piel clara y el pelo castaño o rubio, ojos verdes o castaños, te favorecen las barras de labios de color rosa, salmón o beige. Si tu piel es muy blanca y los ojos azules, los labiales rosados o nude. Si tu piel es morena y el pelo castaño o pelirrojo y los ojos marrones o verdes, te van las barras de labios en color rojo, anaranjado o marrón. Si tu cabello es oscuro y los ojos de color azul o negro, maquíllate los labios en color rojo intenso o púrpura. El resultado final también depende de la acidez de tus labios y tu color natural.