Nunca me maquillo, ¿por qué hacerlo?

Para eliminar el aspecto cansado de tu rostro, conseguir un efecto "buena cara", borrar imperfecciones y mostrar una piel perfecta… Sobre todo, ¡para sentirte bien!

 

¿Para qué sirve una prebase de maquillaje?

Para fijar el maquillaje que te apliques después y facilitar su aplicación. También te ayudará a mantenerel color perfecto durante más horas. Muchos de los tratamientos habituales (crema hidratante, antiedad, etc.) son a la vez excelentes bases de maquillaje, pero también existen prebases más profesionales.

 

¿Cómo elegir el tono ideal?

Pruébalo antes de comprarlo en el dorso de tu mano o en la parte inferior de la mejilla, justo en la línea de la mandíbula. El tono perfecto es el que se confunde con tu piel, porque no se trata de enmascarar, sino de crear una segunda piel.

 

¿Qué se aplica antes el corrector o el maquillaje?

El corrector, siempre de un color aproximado al tono natural de tu piel.

 

¿Dónde se aplica?

Bajo los ojos, para disimular ojeras y bolsas. Sobre pequeñas imperfecciones  (granitos, manchas…). En las aletas de la nariz.

 

¿Para qué sirven los correctores de color verde?

Para disimular rojeces y la cuperosis (pequeñas venitas).

 

Para el maquillaje fluído, ¿utilizo una esponjita o una brocha?

Las brochas especiales para este tipo de maquillaje te ayudarán a conseguir un acabado profesional, pero también puedes aplicarlo con una esponjita e incluso con los dedos.

 

¿Qué pasos sigo para aplicarlo?

Primero, aplica pequeños toquecitos en mejillas, frente, nariz, barbilla y cuello. Luego, extiéndelo sin dejarte ninguna zona del rostro ni del cuello, incluyendo los lóbulos de las orejas y hasta la raíz del pelo. Debe fundirse con tu piel, de forma que no se note que vas maquillada.

 

¿Fluído, cremoso o compacto?

El fluído y el cremoso son más aconsejables para pieles secas, mientras que el compacto es más adecuado para pieles grasas. Cuando hace calor, son más agradables las fórmulas ligeras.También es cierto que el compacto es muy práctico, sobre todo para retoques, y se aplica más fácilmente; además, actualmente, las marcas te ofrecen maquillajes muy avanzados, adaptados para todo tipo de pieles.

 

¿Por qué utilizar polvos sueltos?

Para completar el maquillaje y fijarlo. Sirven para matificar y eliminar brillos, iluminan y te dan un aire suave y aterciopelado.

 

Los polvos bronceadores o tierras de sol ¿tienen siempre factor de protección solar?

No siempre, aunque la mayoría de polvos y fondos de maquillaje actuales suelen tenerlo. Aplícalos con una brocha ancha, con movimientos amplios desde la frente, pómulos hasta la barbilla. El truco está en no abusar de la cantidad.

 

¿Cómo aplico el colorete?

También con una brocha grande y movimientos ascendentes, de los pómulos hasta las sienes. Si quieres un resultado más profesional, utiliza dos tonos, uno más oscuro para disimular y otro más claro para resaltar. Si se trata de un colorete en crema, extiéndelo con la yema de los dedos, también siempre de forma ascendente. Si llevas polvos usa colorete en polvo, si llevas base, colorete en crema. ¡Y cuidado también con los excesos!