¿Cuándo necesito empezar a aplicar un tratamiento anti-edad?

Antes de que aparezcan las arrugas y líneas de expresión. Suele ser a partir de los treinta años, pero depende de estado de tu piel; si es seca, o pasas mucho tiempo al aire libre, puede que necesites empezar antes.

 

¿Cómo lo aplico?

Con movimientos ascendentes, realizando un suave masaje. Recuerda que necesitas muy poca cantidad y debes extenderla bien. Los cosméticos masculinos suelen tener una textura fácil de aplicar, que se absorbe rápidamente, refrescante y muy agradable.

 

¿Por qué es mejor utilizar un producto de cosmética masculina? ¿No puedo usar el de mi pareja?

No, porque la piel de los hombres es diferente de la piel de las mujeres; es más grasa, gruesa y espesa. Sufre un envejecimiento específico debido a su estructura y a la agresión diaria del afeitado, que favorece la deshidratación.

 

¿Cuáles son los principales beneficios de un tratamiento antiedad?

Atenúa las arrugas y los signos de cansancio, protege, aporta firmeza y mejora la calidad de la piel, dejándola más lisa y joven.

 

¿Por qué necesito utilizar un tratamiento para el contorno de ojos?

Porque la piel de su contorno es más frágil, débil y fina. Está más expuesta al envejecimiento, ya que las fibras elásticas y el colágeno, responsables de la firmeza de la zona son menos densas; además, los músculos facilitan el parpadeo pero no el sostén, y el menor número de glándulas sebáceas y sudoríparas hacen que sea una zona propensa a la deshidratación.

 

¿Cómo se aplica?

Con una cantidad muy pequeña, extiende la crema desde dentro hacia fuera, con movimientos suaves y ascendentes. Realiza pequeños movimientos circulares, alisando el ojo, en la zona de las patas de gallo. Hay productos que incorporan un masajeador, que sirve para extender el producto y es muy refrescante.

 

 

¿Qué hago para combatir las ojeras?

Si son debidas a una predisposición genética, son difíciles de erradicar, al igual que si las originan problemas circulatorios, pero, en ocasiones, son temporales, debidas a no descansar bien, al cansancio y la falta de sueño… Lo mejor es dormir lo suficiente (demasiado tampoco es bueno) y aplicar tu tratamiento específico día y noche.

 

¿Por qué se forman las bolsas?

Por la retención de agua, que hace que los tejidos se hinchen. Si el problema es leve, con un tratamiento cosmético adecuado podrás combatirlas (no abuses de la sal y olvídate del alcohol y el tabaco; cuidado también con el insomnio).